Regalos que nunca te dieron los Reyes Magos

¡Comparte con tus amigos!

Juguetes que siempre quisiste, pero no cupieron en la bolsa de Baltazar

El DDR es el primer día más feliz del año para todo niño que ponga su zapatito y su respectiva carta en la ventana o en la puerta de su habitación, reciba (o no) ese regalo que tanto han querido. Si estás leyendo esto es porque seguramente estás totalmente decepcionado de tus papás los reyes magos por no haberte traído ese juguete que pediste por cinco años.

Tráete unos kleenex porque seguro se te va a salir una lágrima con la siguiente lista:

 

Micro hornito

No importa si eras niña o niño, la idea de tener pastelitos sabor a Nesquik al alcance de tu mano era algo que todos deseaban, pero poco tuvieron el privilegio de quemarse con la vasijita al querer sacar el pedazo de pan aguado porque no le echaban las cantidades exactas

Furby

Estos pequeños gremlins robóticos eran lo más mono que uno podía tener, cantaban, dormían, bailaban, contaban chistes y les podías dar de comer con el dedo. Aunque nos den miedo porque parecen estar sedientos de venganza por haber esclavizado a su raza entera, serán parte de nuestros más grandes deseos.

 

Patín del diablo

 

¿Tú también te quedaste con ganas de descalabrarte con uno de éstos? Este era el hoverboard de nuestros tiempos, aunque más peligroso y menos tecnológico.

 

Los tenis con rueditas

Todos nos imaginábamos andar por el patio de la escuela esquivando a los que nos molestaban y llegando con el/la niño/niña que nos gustaba para regalarle el tazo repetido que nos salió en las papitas, ¿a poco no?

 

Pokédex

¿Cómo fregados íbamos a poder atraparlos a todos sin nuestro pokédex? Por culpa de los reyes muchos no pudimos ser maestros pokémon y terminamos siendo Godínez.

 

Algún kit de Mí Alegría

Seguro tú también quisiste tener tu propia fábrica de chocolates o gomitas, hacer experimentos químicos como crear varios clones tuyos para que te hicieran la tarea.

 

Un jeep de Power Wheels

Si los reyes te hubieran traído ese jeep que pediste, tal vez no hubieras chocado el carro de tu papá que tomaste a escondidas.

 

El tapete de Dance Dance Revolution

¿Cuántas veces no quisiste tener este tapete para presumirle a tus primos cómo dominabas la Sonata para piano n°. 8 de Beethoven? A puro patín, mira, puro patín.

 

Nintendo 64 con Mario Kart

Gracias a que ninguno de los tres reyes pudo cargar con tu consola, tenías que ir a casa de tu amigo por las tardes y soportar regaños de una mamá ajena sólo para jugarte unas retas de Mario Kart.

 

¡Ya no seas rencoroso y mejor cómprate unas tarjetas de Xbox para que saques a tu niño interior este Día de Reyes! Al fin y al cabo, te trajeron algo y es lo que cuenta.

promoción de premium coffees Circle K

¡Comparte con tus amigos!